ANEMIA INFECCIOSA EQUINA (AIE) en Argentina

Parte II

Nos referiremos, en esta parte, a las medidas oficiales para la prevención y el control de esta enfermedad.

Como habíamos expresado, el único método de diagnóstico aceptado internacionalmente, es el TEST DE COGGINS, cuyo resultado se conoce a las 48 horas desde el momento de su realización (la llamada “siembra”) en el Laboratorio.
Quiere decir que se debe considerar este tiempo a partir de la “siembra” de la muestra y no desde el momento de su extracción para retirar los resultados.
Existen otras pruebas como el ELISA test, de lectura más rápida, con ventajas y desventajas técnicas, pero que debe ser validado por el Test de Coggins, inmediatamente después.

En la Argentina se ha creado, hace muchos años, una RED OFICIAL DE LABORATORIOS DE SENASA. Se trata de un conjunto de Laboratorios oficiales y privados, acreditados por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), en el área de Virología.
Únicamente los Laboratorios Habilitados de esta Red, pueden emitir diagnósticos válidos y asentarlos en Certificados (Cert.), o en Libretas Sanitaria Equina (LSE) y Pasaportes Equinos (PE), previamente habilitadas por SENASA, para permitir el traslado de los equinos dentro del territorio argentino, respetando las restricciones zonales, que la reglamentación oficial dispone (ver en www.senasa.gov.ar).

Los laboratorios de la RED solamente pueden procesar muestras cuya extracción haya sido realizada y asentada en la documentación por un “VETERINARIO ACREDITADO”, así llamados los Veterinarios habilitados por SENASA en un curso a este efecto e inscriptos en un registro que se actualiza periódicamente.
Ante un diagnóstico POSITIVO hallado por el Laboratorio, éste tiene la obligación de denunciarlo al Área Equinos y a la oficina Regional de la autoridad sanitaria. El propietario del equino tiene el derecho de apelar – a su cargo – ante SENASA, quien es el árbitro final del reclamo desde el punto de vista sanitario.

Como dijimos antes, la presencia de anticuerpos señala el ingreso del virus en algún momento de la vida del equino adulto. La excepción es el caso de potrillos lactantes hijos de madres positivas que presenten anticuerpos a la AIE, como éstos pueden provenir del calostro materno, debe confirmarse la positividad a los 60 días post destete.
La multiplicidad de situaciones que ocurren de acuerdo al momento de realizar el diagnóstico en relación al tiempo de la infección, ha generado diversas teorías y creado falsas creencias, sin asidero científico.

La cantidad de anticuerpos en sangre tiene mucho que ver con el tiempo desde la infección. El “efecto ventana” con el que se denomina a este período que abarca el lapso entre la infección y la presencia de anticuerpos suficientes para ser detectados por el test de Coggins. En la AIE es de 1 a 3 meses.
Esta particularidad de la AIE explica que se haya adoptado el plazo de 60 días para el vencimiento de la certificación.

Asimismo, para confirmar un diagnóstico negativo, se recomienda realizar otro test a los 60 días. Por ejemplo, al ingresar animales a un predio, esta recomendación ayuda a evitar futuros inconvenientes, aunque resulte costoso mantenerlos separados.

Para enfrentar esta enfermedad solamente tenemos dos armas:

PREVENCION Y CONTROL
La prevención es responsabilidad de todos los Actores de la Actividad Equina.
El control está en manos de la Autoridad Sanitaria Argentina (SENASA) que cumple con el compromiso internacional asumido al adherir a las directivas emitidas por la OIE (Organización Internacional de Epizootias) que avala el aspecto sanitario del Comercio Internacional.

Todos los países del mundo que adhieren a la OIE, concentran la acción en dos medidas:
Detección de portadores (reacción positiva al test de Coggins) y Eliminación de los mismos (envío a faena o sacrificio).
Resultaría muy aburrido una descripción detallada del Sistema que está reglamentado por la Resolución 617/05 de SENASA que deben conocer perfectamente los Funcionarios Oficiales (tanto los directamente implicados en la campaña contra la AIE, como los Regionales que atienden al productor para todas las especies), los Veterinarios extractores (responsables de la identificación de los equinos) y los Laboratorios de la Red (fiscalizados periódicamente por Virología de SENASA) por un lado, y por otro, los productores y propietarios, (debidamente asesorados por sus Veterinarios particulares) y las Policías provinciales y Fuerzas de Seguridad Nacionales (asesorados por los Funcionarios Oficiales).

Prestarle atención a este tema es el aporte de quienes participan en la Actividad Equina para evitar la difusión territorial del virus y el incremento de equinos portadores.

Cada eslabón de esta cadena de responsabilidades debería cumplir a conciencia con la parte que le corresponde, tratando de facilitar y no comprometer al siguiente eslabón. De este modo, el Responsable del equino debe tener presente el “tema Anemia” si tiene previsto trasladar al animal y avisarle con tiempo a su Veterinario, quien verificará que la documentación que firmará está habilitada por SENASA (quienes deben verificar que estén absolutamente todos los datos requeridos al  hacerlo).

Los Laboratorios habilitados deben realizar en tiempo y forma el diagnóstico y completar la documentación.
Tanto los lugares de concentración, como los controles vehiculares deben verificar que los equinos tengan “la Anemia” (como se denomina popularmente la certificación de esta enfermedad) con resultado Negativo vigente, en ese momento.
El ingreso desde el exterior al país tiene algunas exigencias especiales que determina SENASA, según la permanencia sea temporal o definitiva.

Dentro de nuestro país la presencia de la Anemia Infecciosa Equina es de denuncia obligatoria.
El traslado de equinos dentro del país requiere OBLIGATORIAMENTE contar con la certificación de un diagnóstico negativo a AIE, en documento habilitado por SENASA, vigente (es decir menos de 60 días desde el último análisis).
Si los animales permanecen en un mismo predio sin egresar del mismo, no tienen obligación de analizarse, aunque es muy recomendable hacerlo al menos una vez al año, sobretodo en zonas de alta presencia de insectos.
Al tomar conocimiento que un animal ha resultado positivo es responsabilidad del propietario aislarlo, tomar contacto con el Veterinario para coordinar con SENASA la forma de eliminación del mismo.

En definitiva
Existe un Sistema Nacional Obligatorio adaptado a las reglamentaciones sanitarias internacionales para enfrentar la presencia de ANEMIA INFECCIOSA EQUINA.
SENASA es responsable del cumplimiento de las normas de la REPUBLICA ARGENTINA. Para poder hacerlo, debe fiscalizar que se respeten dentro del país usando todos los medios a su alcance, como Autoridad Sanitaria.

La ANEMIA INFECCIOSA EQUINA solo se combate con PREVENCION Y CONTROL.
Los propietarios de equinos deben recordar que esta enfermedad es de lucha obligatoria y respaldarse en los Veterinarios privados y oficiales así como en los Laboratorios de la RED SENASA.
Esta mutua colaboración y atención entre todos los actores de la Actividad Equina es la única forma de evitar el incremento de la presencia de este virus en nuestros equinos.

Por Alfredo Montes de Oca, MV

Entradas relacionadas

Deja tu comentario