Antonio Rivero colgó la fusta

El jockey se retiró en el Hipódromo de La Plata tras casi 40 años de trayectoria. Seguirá ligado al turf enseñando su legado a los jóvenes. 

La jornada de martes en el Hipódromo de La Plata fue especial. No se corría un premio más, sino que se iba a disfrutar por última vez como jockey al magnífico Antonio Fabián Rivero.  
Fueron 40 años de trayectoria con triunfos inolvidables. Su pico de actuación fue desde mediados de 1980 hasta mediados de 1990. Tuvo victorias importantes como el Gran Premio Nacional (G1) con Tapatío (Candy Stripes) en el Hipódromo de Palermo en el 2000. En 1992 ganó el Gran Premio Selección de Potrancas (G1) en La Plata guiando a Now Bordeaux (Bordeaux Bob). Más de 15 mil carreras corridas a lo largo de cuatro décadas y más de 1900 victorias. 
Rivero colgó la fusta pero buscará dejar su legado en los jóvenes. El jockey, ahora ex jockey, se dedicará a enseñarle a los aprendices de la Escuela de Jockeys de La Plata. 
Tal vez no fue con una victoria su despedida, tampoco fue con público. Rivero se despidió en su querido Hipódromo de La Plata, junto a su madre y disfrutando de lo que adoraba: ser jockey. 

Entradas relacionadas

Deja tu comentario