Dos acusados en la denuncia del Juzgado Federal del Distrito de New York se declaran culpables de los cargos de Dopaje

Scott Robinson y Sarah Izhaki se declararon culpables hoy de conspirar para distribuir ilegalmente drogas adulteradas y mal etiquetadas con el propósito de dopar a los caballos de carreras.

Robinson se declaró culpable ante el juez federal de distrito J. Paul Oetken y será sentenciado por el juez Oetken el 15 de enero de 2021. Izhaki se declaró culpable ante la juez federal de distrito Mary Kay Vyskocil y será sentenciado por el juez Vyskocil el 2 de diciembre de 2020. 

FBI-1.png

Las declaraciones de culpabilidad son el primer efecto dominó importante que resulta de las acusaciones explosivas del FBI que la Fiscalía Federal para el Distrito Sur de Nueva York comenzó a investigar en Marzo pasado, que incluían cargos contra los entrenadores de alto perfil como Jason Servis y Jorge Navarro. “Scott Robinson y Sarah Izhaki representan el lado de la oferta de un mercado de codicia que continúa poniendo en peligro a los caballos de carreras a través de la venta de drogas que mejoran el rendimiento”, dijo Audrey Strauss, Fiscal Federal Interina para el Distrito Sur de Nueva York. 

8 1000x-1.jpg

“Cada uno de estos acusados proporcionó las materias primas para el fraude y el abuso animal mediante la venta de sustancias peligrosas y no reguladas: los productos de Robinson se fabricaron en instalaciones de mala calidad sin supervisión profesional de su composición; Los productos de Izhaki se introdujeron de contrabando en el país se vendieron desde automóviles en los estacionamientos de los supermercados. Estas condenas demuestran que nuestra oficina y nuestros socios del FBI están comprometidos con el enjuiciamiento e investigación de la corrupción, el fraude y la puesta en peligro en la industria de las carreras de caballos ”.
Según las acusaciones recopiladas desde el 2011 hasta marzo de 2020, Robinson conspiró con otros para fabricar, vender y recaudar millones de dólares en drogas equinas adulteradas y mal etiquetadas, incluidas las drogas para mejorar el rendimiento. destinado a ser administrado a los caballos de carreras con el fin de mejorar el rendimiento en las carreras de esos caballos para ganar carreras y obtener premios en metálico.
Robinson vendió estos medicamentos a través de varios sitios web directos al consumidor diseñados para atraer a los entrenadores y propietarios de caballos de carreras, incluido, entre otros, “horseprerace.com”.(Preliminar Caballos de Carrera). 

logo_2x.png

Robinson contribuyó a la conspiración, entre otras cosas, mediante la obtención de productos químicos utilizados para crear (PED) Performance Enhancing Drugs = Drogas Mejoradoras de la Performance del Caballo),Ver Artículo ATM del 12/8/20 “Máximum Security “Último Momento”), personalizados que se anunciaban y vendían; etiquetaban, empacaban y enviaba falsamente esos PED a clientes de todo el país, Incluso en el Distrito Sur de Nueva York; de recopilar, informar y responder a las quejas de los empleados y los clientes con respecto a los productos adulterados y mal etiquetados que se anuncian y venden en línea.

8 Maximum-S 2.jpg

Entre las drogas anunciadas y vendidas durante el curso de la conspiración se encontraban ” mejoradoras de la producción de celdas sanguíneas”, que son utilizados por los entrenadores de caballos de carreras y otros para aumentar el recuento de glóbulos rojos y / o la oxigenación del tejido muscular de un caballo de carreras para estimular la resistencia del caballo, que mejora el rendimiento y la recuperación de ese caballo en una carrera, así como analgésicos personalizados que utilizan los entrenadores de caballos de carreras y otros para calmar los nervios de un caballo y bloquear el dolor con el fin de mejorar el rendimiento en la carrera. Los medicamentos distribuidos a través de los sitios web de los acusados se fabricaron en instalaciones no registradas por la FDA y conllevaban riesgos importantes para los animales afectados por la administración de esos PED ilícitos.

Por ejemplo, en 2016, Robinson recibió una queja sobre el efecto de sus medicamentos no regulados en el caballo de un cliente: “comenzado el tratamiento 8 horas después de la inyección y durante aproximadamente 36 horas después, mis dos caballos actúan como si estuvieran muy sedados, apenas pueden caminar. ¿Podría tratarse de un frasco de medicina en mal estado? Me da miedo darlo más, ya que esto ha sucedido tres veces “. Al comentar sobre esta denuncia, Robinson le contesto simplemente: “aquí le envió otro”. En una conspiración separada, desde alrededor de febrero de 2018, hasta aproximadamente Noviembre del 2019, Izhaki conspiró con otros para transportar, vender y entregar decenas de miles de dólares de Eritropoyetina “Mejorador de la producción de las celdas sanguíneas”, droga destinada a aumentar el rendimiento de una carrera de caballos, que se había introducido de contrabando en el país desde México. Esta droga fue transportada de manera encubierta a los Estados Unidos y vendida por Izhaki, quien creía que los entrenadores de caballos de carreras la usarían para mejorar ilícitamente el rendimiento de sus caballos. Izhaki también ofreció a la venta Anfetaminas y una sustancia a la que Izhaki se refirió como “The Devil =”El diablo”, que según Izhaki enmascararía la presencia de drogas potentes en el cuerpo de un ser humano o del animal.

Los acusados se encuentran entre las 27 personas imputadas en una serie de denuncias derivadas de una investigación de un plan generalizado por parte de entrenadores de caballos de carreras, veterinarios, distribuidores de PED y otros para fabricar, distribuir y PED adulterados y mal etiquetados y para administrar en secreto esos PED a caballos de carreras. compitiendo en todos los niveles de las carreras profesionales de caballos. Al evadir las prohibiciones del PED y engañar a los reguladores y a los funcionarios de las carreras de caballos, los participantes en estos esquemas buscaron mejorar el rendimiento de las carreras y obtener ganancias en dinero de los hipódromos, todo en detrimento y riesgo de la salud y el bienestar de los caballos de carreras. Robinson, de 46 años, de Tampa, Florida, e Izhaki, de 45, de Manalapan, Nueva Jersey, se declararon culpables cada uno de un cargo de conspiración para introducir y recibir ilegalmente con la intención de redistribuir a cambio de pago o drogas adulteradas y mal etiquetadas en el comercio interestatal. Este delito conlleva una pena máxima de cinco años de prisión. Cualquier sentencia de los acusados será determinada por el juez.

Strauss elogió el destacado trabajo de investigación del Grupo de Trabajo contra el Crimen Organizado Euroasiático de la Oficina del FBI en Nueva York y su apoyo a la Iniciativa de la oficina de Integridad en los Deportes y el Juego. Strauss también agradeció a la Oficina del Fiscal General de Nueva Jersey, a la Policía del Estado de Nueva York y al Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York por su apoyo a esta investigación, y a la (DEA) Administración de Drogas y Alimentos, por su asistencia y experiencia.
Este caso está a cargo de la Unidad de Blanqueo de Capitales y Oficina de Empresas Criminales Transnacionales. Los fiscales federales adjuntos Sarah Mortazavi, Benet J. Kearney y Andrew C. Adams están a cargo de la acusación e investigación.

Resumen del artículo publicado por TDN (Thoroughbred Daily News) el 16 de septiembre del 2020.

Por HLSAT

Entradas relacionadas

Deja tu comentario