El agua de bebida del caballo

El cuerpo del caballo contiene alrededor del 65% de agua, esto la constituye en el principal nutriente ya que un ayuno hídrico mayor a 3 días puede ser fatal para cualquier animal.
Es importante no considerar sólo al agua y su calidad, sino también su disponibilidad, formas de suministro y hábitos de ingestión de los caballos.

El suministro adecuado de agua fresca, de buena calidad y en cantidades suficientes son indispensables para la salud y bienestar del caballo durante toda su vida, incluso en potrillos lactantes, pero esto tiene especial importancia durante la etapa deportiva,  ya que las pérdidas sudorales y urinarias son de mayor magnitud que en caballos en reposo; en nuestro medio las épocas cálidas elevan estas pérdidas de manera notoria especialmente en boxes con mala ventilación.
Otra etapa donde los requerimientos de agua aumentan es en las yeguas durante el amamantamiento ya que pueden producir en el pico de lactancia unos 15 a 20 litros de leche con más del 90% de agua.

La sed
La sed es la necesidad de consumir agua, los dos estímulos principales para provocar la sed provienen de la concentración de sal (cloruro de sodio) de la sangre denominada osmolaridad y de la cantidad de sangre corporal (volemia). Cuando se eleva la osmolaridad (aumento de la sal ) y/o disminuye la volemia se estimulan la sed.
El estímulo más sensible y permanente es la osmolaridad. Debido a esto, el suministro de sales (electrolitos) por boca, estimula la sed ya que aumentan la osmolaridad de la sangre.
La sed en el caballo se manifiesta más por un aumento de la frecuencia en el consumo con ingestas breves de un minuto aproximadamente más que en consumos elevados en una sola toma.
El agua debe estar disponible de manera permanente para el caballo, la excepción es luego del ejercicio ya que la ingestión de agua fría inmediatamente después del mismo puede provocar cólicos por lo cual es recomendable dejar “enfriar” al caballo antes de suministrarle agua a voluntad.
Otra observación importante es que los caballos estabulados consumen la mayor parte del agua dentro de la hora de finalizada la ración, pasado este tiempo la sed disminuye y si no hay agua disponible dentro del lapso mencionado puede provocarse una deshidratación por bajo consumo voluntario de agua.

Es importante vigilar la hidratación en el caballo deportivo ya que afecta notoriamente su performance; cómo evaluamos el estado de hidratación?
a)     Vigilar el consumo de agua y la producción de orina (diuresis)
b)     Verificar clínicamente la hidratación de piel y mucosas
c)      Los niveles elevados de hematocrito, proteínas totales y urea en sangre son datos objetivos de un estado de deshidratación.

La falta de sal en la dieta es otra causa bastante frecuente de deshidratación en el caballo. Esto se debe a que los alimentos que conforman las dietas habituales de los caballos no contienen suficiente cantidad de sal para cubrir los requerimientos y si falta sal el agua no se retiene adecuadamente produciendo una deshidratación secundaria. Siempre deberemos suministrar sal en especial a los caballos deportivos para prevenirla.
Los caballos sangradores que reciben asiduamente tratamientos con el diurético furosemida (Lasix) deben ser vigilados más estrechamente en este aspecto.

¿Cuánta agua consume un caballo?
El agua se obtiene de la bebida, de los alimentos y del propio metabolismo. En los caballos a campo que consumen pasturas frescas y tiernas que contienen alrededor de un 80 % de agua, la bebida es menos influyente en su aporte diario. 
En un caballo estabulado la principal fuente de agua es la bebida ya que los alimentos que consume tienen en promedio sólo un 10% de agua.
El caballo bebe unos 3 a 4 litros de agua por cada kilo de alimento seco que consume, si consideramos en un caballo de 500kg una ingesta de 11 a 12 kg de alimentos diarios, el consumo de agua rondará los 35 a 50 litros, dependiendo de las pérdidas ocasionadas por la temperatura ambiente y la actividad física. El consumo puede ser mayor cuando las temperaturas ambientes y el ejercicio físico son elevados.
Las pérdidas de agua son por vía urinaria, evaporación desde la piel (sudor)  y pulmones y por  materia fecal; en un caballo en descanso y en un ambiente termoneutro, la principal pérdida es por la vía fecal. 

Calidad de agua
La calidad del agua para consumo animal y humano se evalúa desde el punto de vista bacteriológico y físico-químico.
El estudio bacteriológico apunta a la detección de Salmonellas sp. que son las bacterias más peligrosas en los caballos que pueden trasmitirse por la bebida y la búsqueda de las bacterias denominadas “coliformes” cuya presencia es indicio de contaminación fecal del agua; sin embrago los caballos no parecen ser susceptibles al Escherichia coli como sucede con otras especies. Un estudio en Estados Unidos reveló la presencia de coliformes en todas las aguas analizadas de los haras no encontrándose afecciones en los caballos.
Además, las aguas de los bebederos del campo pueden resultar contaminadas con algas azul-verdosas (Cyanophyciae) especialmente durante el verano, que producen un componente tóxico denominado microcistina pudiendo provocar brotes de diarrea sanguinolenta, fotosensibilización, temblores, convulsiones y hasta muerte súbita. La prevención consiste en la limpieza de los bebederos y la eventual aplicación de sulfato de cobre a razón de 1 gramo cada 2.000 litros de agua. Los sistemas de bebederos cerrados (con bocha flotante) que impiden el acceso de la luz al agua protegen del desarrollo de las algas.

El análisis físico químico consiste en medir las concentraciones de sales minerales, la detección de minerales y productos orgánicos que resultan tóxicos a ciertas concentraciones en el agua.

Argentina Turf Magazine Nº 20654 1.jpg

El agua es un nutriente esencial que debe estar a libre disposición de los caballos para su consumo voluntario, vigilando su calidad periódicamente. La falta de agua en el caballo deportivo produce una menor ingesta de alimentos, deshidratación y una menor performance.

Por Guillermo González, MV 

Entradas relacionadas

Deja tu comentario