La pasión en silencio

El Dardo Rocha 2020 se corrió por primera vez sin público. Fue justo en su edición número 100. Las voces de Miriam del Vecchio, Antonio Fabián Rivero, Nahuel Orlandi y Jorge Daniel Ojeda, figuras del turf platense. Las sensaciones que experimentaron en un día que pasó a la historia.

La edición 2020 del Gran Premio Dardo Rocha (Grupo 1) dejó una catarata de emociones que van más allá del valiente y merecido triunfo de Emotion Orpen, cuyos detalles se ofrecen aparte.
Con la debida anticipación, las autoridades sanitarias del gobierno de la Provincia advirtieron que el Dardo Rocha 2020 se correría sin público. Solo los profesionales que competían ese jueves y un reducido grupo de empleados tendrían acceso al hipódromo. La atinada medida tuvo un fundamento incuestionable. Todos los 19 de noviembre La Plata festeja su fundación y uno de los eventos que concita la mayor afluencia de público es el Dardo Rocha junto a la reunión en general que ofrece el hipódromo. Se han contado en más de una oportunidad 20 mil asistentes.

“A mi no me tocó trabajar. Amo ir los 19 de noviembre al hipódromo. En realidad me gusta ir a mi trabajo. Fue muy triste no poder ver el Rocha, no poder trabajar. Hay que adaptarse a la realidad que estamos viviendo, pero sentí muchísima tristeza”. Miriam del Vecchio mantiene intacta la pasión por el turf, esa que la llevó a integrar la galería de las grandes jocketas de la hípica nacional. De aquella joven que comenzó a correr en 1989, a la amazona que llegó a los 120 triunfos que la hicieron jocketa, a la actual eficiente empleada en las máquinas vende pago. La pasión está intacta.

Nahuel Orlandi, además de ser un entrenador de culto, es un gran defensor del turf platense. Se crió junto a los caballos y la única vez que corrió el Dardo Rocha lo ganó con Bat Ruizero en 2002, en yunta nada menos que con Jorge Valdivieso. “Fue muy fuerte ver las tribunas vacías. Pero es algo circunstancial. Lo que no se debe dejar pasar por alto es que el hipódromo debe mejorar. Hace tiempo que lo vengo diciendo. Fue muy difícil volver a correr, pero como entrenador, hace tiempo que vengo pidiendo cambios”.

Fue el jockey top de las últimas décadas. Enhebró ocho estadísticas consecutivas en el hipódromo de La Plata y en 1989 ganó el Rocha con Magnificente. A los 60 años, Jorge Daniel Ojeda es otro de los que mantiene vivo su amor por los caballos y en especial por el hipódromo de La Plata. “Recuerdo que cuando me bajé de Magnificente no me dejaron llegar al cuarto de jockeys. Me llevaron en el aire a recibir la Copa que en la tribuna oficial me entregó en aquel entonces gobernador Antonio Cafiero. Impresionante la gente que había. Esta realidad que nos afecta a todos te genera una sensación triste. Espero que todo esto pase pronto”.

Con Adyacente en 1991, con El Charlatán en 2003 y con Badajo en 2004, Antonio Fabián Rivero tiene una trilogía de Dardo Rocha. Rivero acaba de anunciar su retiro. “Seguiré disfrutando de abajo, viniendo a la pista dos veces por semana a ver a mis alumnos”, comenta. Es que Fabián (así le dicen) es profesor en la Escuela de Jockeys Aprendices de La Plata. Hasta hace poco la escuela estuvo cerrada junto al hipódromo. “Fue duro pero seguiremos trabajando. Dicen que esto es la nueva normalidad…. a todos nos cuesta ver las tribunas vacías”.

Por Adrián Casaccio

ROCHA.jpg

Entradas relacionadas

Deja tu comentario