Leptospirosis Equina

La leptospirosis es una enfermedad infectocontagiosa producida por microorganismos  pertenecientes  al género Leptospira. Las Leptospira son bacterias espiroquetas zoonóticas , tienen distribución mundial y pueden infectar  a una amplia variedad de especies incluyendo al hombre.

También llamada enfermedad de Weil , la  leptospira  icterohemorragiae fue aislada por Weil en 1870,en Japón y la Leptospira canicola fue aislada en 1934 en países Bajos.
Hay dos especies dentro de este género: L. interrogans (patógena) y la L. biflexa  (apatógena). Dentro de la especie patógena hay una gran cantidad de serotipos y subserotipos antigénicamente diferentes. L.canicola, L. icterohemorragiae, L. gripptoyphosa, L.pomona, L. hardjo, L. bratislava, L. grippotyphosa.
Es una enfermedad infectocontagiosa de curso agudo y febril, caracterizada por afectar el hígado y riñón provocando, ictericia (coloración amarilla de las mucosa) y albuminuria (presencia de albúmina en orina).

Los huéspedes susceptibles son  la mayoría de los mamíferos domésticos y salvajes, el hombre, animales de sangre fría y las aves en forma experimental .Los diferentes subtipos de leptospiras muestran afinidad por un determinado hospedador, aunque son frecuentes las infecciones mixtas. En los caballos los serovares de mayor importancia clínica son L.Pomona, L. icterohemorragiae  y  L. Bratislava.

Las Leptospiras se mantiene comúnmente en el tracto urinario de los mamíferos pequeños y se transmiten a través del contacto con la orina, los caballos afectados también pueden liberar bacterias en su orina y ser fuente de infección. La principal vía de contagio la constituye el agua contaminada con orina de animales enfermos y los huéspedes que actúan como reservorio liberan leptospira al ambiente, en los denominados huéspedes la infección persiste  sin manifestar síntomas severos de la enfermedad (portadores), en el caso de los caballos los pequeños roedores (ratas y ratones) se constituyen en los principales huéspedes portadores de esta enfermedad. Estas leptospiras  infectan  otros animales de su misma especie y proporcionan huéspedes portadores adicionales, o bien pueden infectar huéspedes de especies diferentes, provocando infecciones accidentales. Las oportunidades de infección por leptospiras aumentan durante grandes precipitaciones, en ambientes que no cuentan con buenos sistemas de drenaje, en suelos con un alto poder de retención de agua, inundaciones y cuando existe alta densidad de animales portadores y susceptibles. Las leptospiras son extremadamente infecciosas, gracias a que son capaces de penetrar membranas mucosas intactas, mucosa nasal, conjuntival, bucal y la piel erosionada;  se reporta también la vía venérea, placentaria y por mordeduras.

Es posible que se liberen leptospiras por orina durante las primeras semanas de infección. Luego de la dispersión  a través de la sangre,  los agentes se localizan en riñones, hígado, articulaciones, cerebro y  útero, la leptospiremia (leptospiras en sangre) dura 7 días. La infección aguda o subaguda puede manifestarse  como un trastorno del estado general : falta de apetito, depresión, desgano en sus movimientos y el  rendimiento en carrera es insatisfactorio, la temperatura sube a 40,5 o 41, 6 c durante 2, 5 o 7 días, las mucosa visibles están  ictéricas (amarillas) , presencia de conjuntivitis bilateral , hematuria(sangre en orina) y anemia.

El análisis de sangre muestra una rápida eritrosedimentación, leucocitosis con neutrofilia( aumento de neutrófilos en sangre). Puede haber hemólisis (ruptura masiva de glóbulos rojos) lo que ocasiona una disminución del hematocrito (anemia)  y elevación de la bilirrubina libre en plasma.
En yeguas preñadas provoca abortos en forma de tormenta en el último tercio de la gestación, la denominación de “tormenta”  se debe a que abortan un gran número de yeguas en el mismo periodo, sin sintomatología previa. También pueden observarse  nacimiento de potrillos débiles o muertos ya que los que sobreviven a la infección intrauterina son generalmente débiles al nacer, pero pueden recuperarse a través de cuidados intensivos de apoyo.

La leptospirosis puede provocar uveítis recurrente, también conocida como ceguera de la luna u oftalmía periódica por su característica de aparecer en determinados períodos relacionados con los ciclos lunares. La lesión se observa como la típica nube en el ojo y frecuentemente su diagnóstico se demora y las lesiones avanzan hasta comprometer la visión y el valor deportivo del caballo. Por esto, es conveniente consultar a un oftalmólogo veterinario para verificar posibles lesiones oculares en los exámenes de compraventa de un caballo deportivo. 

El diagnóstico se confirma en el laboratorio con la observación microscópica de las leptospiras en muestras de orina fresca, en casos de abortos en muestras de placenta u órganos de fetos. También se pueden detectar por inmunofluorescencia y de una manera indirecta a través del diagnóstico serológico midiendo el título de anticuerpos en suero sanguíneo (muestra de sangre sin anticoagulante).El tratamiento es con antibiótico terapia, la estreptomicina sola o asociada a la penicilina son de elección en las fases agudas de la enfermedad. Cuando se supera esta fase o se detectan animales con serología positiva, sin síntomas y debido a que en este estadio pueden eliminarse leptospiras por orina siendo un factor potencial de contagio, las tetraciclinas son las drogas más efectivas.

Tiene importancia para la profilaxis, la limpieza y la desinfección semanal del establo, limpieza diaria de los boxes y el combate de ratas y ratones. Al almacenar el alimento hay que cuidar que no se contaminen con heces y orina de ratas. La vacunación que se usa como prevención en otras especies no es recomendada en los caballos ya que puede provocar lesiones oculares similares a las de la enfermedad.
Ante los signos mencionados anteriormente, se debe consultar al veterinario quien sabrá hacer un diagnóstico de la enfermedad y diferencarla de otras con síntomas compartidos tale como  la Anemia Infecciosa Equina, Piroplasmosis, Tripanosomiasis y Arteritis Viral Equina (exótica).

Referencias: Enfermedades del Equino – Hanns – j. Wintzer .editorial hemisferio sur 1985.
Problemas oculares y leptospirosis en equinos (Uveítis equina).Dr. Orestes Leites.
Leptospirosis reproductiva en caballos.  María Villagrasa Ferrer

Por Dra. María Dolores Murtagh

Entradas relacionadas

Deja tu comentario